Nota aclaratoria sobre los murciélagos con rabia en España

15 de Septiembre de 2018 - Publicado en PRENSA

Juan E. Echevarría (Centro Nacional de Micriobiología-Instituto de Salud Carlos III)

El hallazgo en España de dos murciélagos infectados por el lisavirus europeo de murciélago tipo 1 o EBLV-1 (un género de virus en los que se engloban los que producen la rabia) no supone ningún hecho sorprendente y mucho menos alarmante. 

En España se llevan declarados más de treinta y en Europa más de 1.200 casos de murciélagos infectados por lisavirus y son cientos los ciudadanos europeos tratados tras mordedura por un murciélago infectado, todos con éxito. Solamente se han declarado cuatro casos por rabia transmitida por murciélagos en Europa. El que primero se diagnosticó, en Finlandia en 1986, fue un zoólogo con una historia de múltiples exposiciones a mordeduras de murciélagos en diferentes países. Otros dos, que habían ocurrido más de quince años antes en Ucrania y Rusia, se diagnosticaron de forma retrospectiva a partir de muestras coleccionadas.

A partir de este momento se estableció un sistema de vigilancia en cuyo contexto se han diagnosticado los casos en murciélagos a los que se ha hecho mención y que nos ha enseñado que se trata de virus autóctonos presentes en la mayor parte de Europa. Además, se implantaron los protocolos de actuación actualmente vigentes que han permitido mantener el continente exento de casos humanos de rabia transmitida por murciélagos, a excepción de un único caso (Reino Unido, 2002) que ocurrió en un contexto de especial riesgo en el que no se siguieron los procedimientos.

La rabia en murciélagos en España y la mayor parte de Europa es, pues, un hecho perfectamente conocido y cuyos riesgos potenciales para la salud humana son muy bajos y están perfectamente controlados mediante procedimientos seguros y eficaces. La población únicamente necesita saber que no debe de tocar ningún murciélago, ya que los que se muestran más accesibles son precisamente, los que más posibilidad tienen de poder estar infectados. Si se sufren molestias por la presencia en la vivienda de colonias de murciélagos se acudirá a expertos (departamentos de medio ambiente de Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, Centros de recuperación de fauna salvaje…) y nunca se actuará por cuenta propia. Si, a pesar de todo se sufriera una mordedura, se acudirá al médico, si es posible con el murciélago.

Los murciélagos mantienen el control de las poblaciones de insectos, incluyendo aquellos susceptibles de transmitir enfermedades, permitiendo disminuir el uso de pesticidas y reduciendo su presencia en el medio ambiente. Por ello, son animales enormemente beneficiosos para la salud humana, además de ser especies protegidas que constituyen un singular y valioso patrimonio natural.

(Nota aclaratoria:  la rabia canina y de otros mamíferos silvestres diferentes de los murciélagos está producida por un virus, el virus de la rabia en sentido estricto, que es diferente de los que infectan a los murciélagos europeos, incluido el lisavirus europeo de murciélago tipo 1 detectado en estos casos)